miércoles, 21 de abril de 2010

ABORTO


El hecho de interrumpir un embarazo no representa pérdida de tiempo alguna para el alma. Es más importante tener hijos deseados que se puedan atender con amor y ofrecerles educación correcta, dentro del marco de un hogar estructurado, que tener hijos porque “Dios lo ha querido”. Si bien hay un acuerdo entre las almas de los padres y el futuro bebé, no siempre es posible atender adecuadamente ese regalo. El alma apenas si está implicada en el cuerpo en formación del bebé. El alma lanzó sus átomos permanentes en el óvulo para que los devas constructores formaran el cuerpo de acuerdo al karma acordado...

Según decía Vicente Beltrán Anglada, estamos aprendiendo a ser dioses creadores y dentro de esa decisión de abortar hay toda una serie de pensamientos que llevan implícita una lección. Es en esa elección en la que aprendemos de múltiples impactos emocionales y mentales una dura lección que las madres aprenden el valor de aceptar una responsabilidad tan grande.

En estos momentos de transición entre eras, hay una gran afluencia de cuerpos que quieren ser testigos de la gran cantidad de impactos cambiantes del ambiente social, religioso, político, económico, etc. Nosotros podemos ofrecer ese campo de experiencia para esas almas. También habríamos de tener presente que casi todas las almas preparadas para este periodo del naciente acuario ya están encarnadas por lo que hay multitud de almas que vienen más que nada a sufrir y a mostrarnos el lado más denso del amor y de la compasión. No hay energías que se desperdicien, todo lleva implícito una lección oculta que sólo el alma es capaz de captar y sintetizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario