miércoles, 21 de abril de 2010

EUTANASIA

La eutanasia consiste en ayudar de forma activa a que alguien, que no quiere seguir viviendo, pueda dejar este plano físico sin sufrir. Las leyes de casi todos los países lo prohíben por ignorar algunos conceptos básicos.

La vida es un constante aprender-enseñar aprovechando todas las circunstancias por las cuales vamos pasando. Cuando alguien tiene una enfermedad grave o cualquier inconveniente que le impide seguir moviéndose con entera libertad por el mundo, se siente en gran parte como desconectado del mundo y también que su vida ha dejado de tener sentido, su alma no está aprendiendo nada nuevo, aunque quizás no sienta que esa nueva lección sea la paciencia con sus variados nombres. Habríamos de considerar si no están enseñando a la clase médica y a sus allegados muy diferentes aspectos de la compasión.

Cuando la situación del paciente es extrema, habría que procurar facilitarle los medicamentos necesarios para que su traspaso se efectuara sin dolor y de forma rápida. ¿En qué me baso para hablar de esa manera? Pues es que considero que el cuerpo humano está conectado al espíritu por dos hilos, uno de la conciencia constituido por el alma y su conexión cerebral y el otro hilo de la vida que va desde el corazón a la mónada.

El alma ya hace tiempo que había cortado ese hilo de la conciencia y eso convierte a ese cuerpo en una especie de vegetal viviente. Ya vemos cómo las estadísticas nos muestran las muy escasas oportunidades en que esa situación se hace reversible. Creo que cuando eso sucede es que el alma ha captado alguna variable y usando la ley de economía de esfuerzo, decide conectarse nuevamente a ese cuerpo.

El Maestro Tibetano nos dice lo siguiente sobre este tema:

Algunos estudiantes están preocupados por el organizado esfuerzo que se realiza para legalizar la eutanasia, y tienen sus dudas sobre si debe otorgarse a los médicos el poder de vida o muerte...

El problema que presenta una consideración de la práctica de la eutanasia propuesta, no existirá cuando se obtenga la continuidad de conciencia que niega la muerte. Ello significa que llegará un momento, en el desarrollo racial, en que el alma sabrá que ha llegado al término de su ciclo de vida física, y se preparará para retirarse de la forma con plena conciencia. Sabrá que ya no necesita los servicios que presta la forma y que ella debe ser descartada. Sabrá que su sentido de percepción, enfocado en la naturaleza mental, es suficientemente fuerte y vital como para llevarla a través del proceso y episodio de la abstracción. Cuando el hombre haya desarrollado esta conciencia y el proceso sea reconocido por la profesión médica y los estudiantes científicos del mecanismo humano, entonces toda la actitud hacia la muerte y sus procesos, involucrando, como lo hacen, el dolor y el sufrimiento, serán alterados materialmente. Cuando al hombre le llegue el momento de morir, tendrá a su disposición ciertos métodos de liberación que, desde el punto de vista general, podrán ser considerados como involucrando la eutanasia. Los métodos de abstracción se estudiarán y aplicarán cuando se acerca la muerte, y el proceso será considerado como el retiro del alma y también como liberación y emancipación. Este momento está más cerca de lo que se imaginan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario