lunes, 10 de mayo de 2010

VAMPIRISMO

La interacción vampírica puede ser deliberada o espontánea por parte del vampiro, y consentida o no por parte de la víctima. El típico ataque vampírico es espontáneo, por lo tanto, no requiere un esfuerzo consciente para iniciarlo ni para mantenerlo. En muchas interacciones de este tipo, ni el vampiro ni su víctima son conscientes de que se está produciendo una transferencia de energía de uno al otro.

Una vez que se ha dado cuenta de sus tendencias vampíricas, muchos vampiros psíquicos las racionalizan como una forma aceptable de satisfacer sus necesidades energéticas y por consiguiente planean sus encuentros vampíricos como cualquier otro evento social. Sus tácticas están diseñadas para implicar a un socio totalmente inocente en una interacción espacial cercana durante la cual tiene lugar el ataque.

1.- La persona vampirizada se nota cada vez más cansada.

2.- Tiene mucho sueño y empieza a bostezar.

3.- Empieza a sentirse mareada y le duele la cabeza.

4.- Sufre letargo corporal y hambre.

5.- Cuando se va el vampiro la persona recobra su tono normal.

Para ellos esta forma de robar energía, es la forma en cómo viven, y piensan que no son malos por el hecho de hacerlo. La mentalidad que tienen es muy retorcida, ya que el hecho de hacer daño a ellos les fascina y más aún, les produce excitación, es decir sienten el poder y desean más y más, no importando a quienes dañan en su camino. Son como los violadores, que sienten placer y morbosidad cada vez que atacan y ven como su víctima tiene miedo y trata de huir.


Hay dos tipos de vampiros: VAMPIROS PSÍQUICOS


Los vampiros psíquicos son personas que tienen la habilidad de agotar la energía corporal en todas sus formas. Para que se refuerce su energía mental y física cómo el alimento normal para los vampiros regulares. Llamo vampiro psíquico al que tiene la habilidad de agotar a otro de su energía o fuerza vital.

También significa que semejante individuo puede agotar pensamientos, emociones, fuerza vital. Aproximadamente la mitad de los vampiros psíquicos hacen esto automáticamente sin pensar o comprender lo que ellos están haciendo realmente. Todos hemos sabido o conoceremos a una persona a la que le gusta esto, sea un hermano, amante, pariente o amigo. No importa el poco tiempo que usted siempre se pasa con ellos, usted se siente cansado y débil cuando ellos salen. La otra mitad hacen todo esto de una forma intencionada. Algunos hacen esto para aumentar simplemente su propio poder, mientras otros lo hacen como si se tratase de un desafío -una clase de juego- para ver hasta dónde pueden llegar.

Cómo los vampiros regulares, los vampiros psíquicos pueden darse cuenta de otro de su tipo y a veces puede atacarle mentalmente sólo para ver si la víctima lo siente o reacciona a él. Ellos disfrutan la caza y aman el desafío cuando la víctima lo siente e intenta bloquearles o impedírselo. Entonces se vuelve como una especie de batalla mental. No hay ningún tipo de magia atada a esto, es la fuerza mental, la energía psíquica que está en juego.


VAMPIROS SIMBIÓTICOS

Éste es quizás el otro lado de la moneda, el simbiótico es una forma de vampiro psíquico; pero en lugar de alimentarse de la fuerza de la vida y de las energías físicas y mentales, este vampiro se alimenta de las energías etéricas de las personas. Es por eso que es importante cuidarse de este tipo de personas. Puedes hacerlo de la siguiente forma:

Afortunadamente no estamos indefensos para protegernos de los ataques de los vampiros a nuestra aura. Se han desarrollado procedimientos que repelen los ataques y que también pueden interrumpirlos, evitando así una pérdida de energía. Dado que los ataques vampíricos son normalmente muy cortos, pueden durar tan sólo unos segundos, una respuesta rápida es esencial para obtener resultados.

La técnica de trabar los dedos es muy eficaz a la hora de lograr estos objetivos. Es un procedimiento muy fácil de aplicar y que puede prevenir un ataque vampírico sobre el aura o interrumpirlo inmediatamente si es que ya ha comenzado...

---1. GESTO DE TRABAR LOS DEDOS. Tan pronto como sospeche que un ataque vampírico es inminente, o que ya está sucediendo, junte la punta del dedo pulgar y medio de cada mano formando dos círculos. Junta las dos manos y traba un círculo con otro.

---2. PROTECCION ENERGÉTICA. Mantén los círculos trabados, cierra los ojos y visualiza un escudo de energía poderosa que protege toda tu aura y que repele cualquier invasión de fuerzas extrañas.

---3. AFIRMACION. Permita que la energía llegue a su clímax y después afirma con plena seguridad: Estoy rodeado de un escudo protector. Estoy a salvo de cualquier ataque.

---4. Si no recuerdas estos pasos, afirma mentalmente que eres un alma y ningún ser inferior puede atacarte. Tu ángel de la guarda te protege.

La técnica de trabar los dedos sólo requiere unos segundos y puede usarse prácticamente en cualquier sitio. Si bien originariamente fue diseñada para repeler en forma instantánea el ataque de un vampiro, esta técnica puede utilizarse para dar energía al sistema del aura y protegerlo contra cualquier invasión externa de fuerzas negativas. Puede utilizarse para inducir un estado tranquilo y relajado, o para lograr un sueño reparador. Este procedimiento se puede adaptar para disminuir o eliminar la ansiedad producida por situaciones cotidianas tales como entrevistas de trabajo o presentaciones en público.

Recuerdo el caso de una señora que ásistía esporadicamente a las meditaciones del Grupo Sol en los Amigos de la India. Un buen día ella coincidió con una señora que nunca había venido. Tenía unos 75 años y debería de pesar sus buenos 80 Kilos.
Cuando finalizó la meditación vi que no se levantaba de la silla. Me acerqué a ella y le pregunté que era lo que le pasaba. Dijo que se sentía muy débil y que prefería estar sentada un rato mas.
La ayudé a levantarse y la llevé a la secretaría para estar tranquilos y solos los dos. Me puse detrás de ella y puse mis manos a unos centimetros de su cabeza...
Fue como si hubiera destapado el barril de los espíritus. Empezaron a salir de alli toda una serie de espíritus o de energías atrapadas en sus cuerpos que me asustó en gran forma; pero mantuve firmes las manos y esperé a que el desfile terminara... al cabo de lo cual le pregunté si se encontraba bien... y así fue.
Es un ejemplo de vampirismo inconsciente o bien la señora aquella sabía que era una vampiresa?

4 comentarios:

  1. MUY CURIOSO ESTE TEMA DE LOS VAMPIROS. EN EL SENTIDO DE LAS PROTECCIONES HE OIDO VERSIONES EN FAVOR Y EN CONTRA. LAS DE EN CONTRA LAS JUSTIFICAN POR LA FALTA DE INTERCAMBIO EN EL DAR. O SEA NOS LIBRAMOS DE ATAQUES PERO POR OTRA PARTE TAMPOCO DAMOS NADA.

    NO SÉ CUANTO DE VERDAD PUEDE TENER ÉSTO.

    SALUDOS. ANA

    ResponderEliminar
  2. Hola, a los vampiros no hay que darles nada. El enviarles amor y comprension -a los vampiros inconscientes- sería lo máximo admisible; pero a los que lo hacen por necesidad, habria que recluirlos en un sanatorio, avisando al personal sanitario de tal anomalia personal.

    ResponderEliminar
  3. Xavier, muy interesante este tema. En mi trabajo como tarotista los veo frecuentemente (a veces es la pareja). Olga

    ResponderEliminar
  4. Caramba Olga. Es muy interesante esa obsservacion. Vampiros en pareja... habría que ahondar en el tema y tambien ver si hay un equilibrio energetico entre ambos.

    ResponderEliminar