viernes, 13 de agosto de 2010

HOMOSEXUALIDAD

Ante lo delicado del tema de la homosexualidad, he preferido citar los textos encontrados en los libros de Alice A. Bailey, Mme. Blavatsky y de Vicente Beltrán.


He intercalado mi opinión particular que podría ampliarla en el caso de que alguien me lo solicitara. Mi blog está abierto a todas las inquietudes existentes.


1998 La enseñanza de hábitos sexuales erróneos, el ejemplo de la extendida prostitución (aplico esta palabra tanto a los hombres como a las mujeres), la proliferación de la homosexualidad (no en su predisposición y singular conformación fisiológica, sino desde el ángulo de una mentalidad pervertida y de una imaginación malsana que está hoy detrás de gran parte de su expresión), la estrecha mentalidad cristiana heredada de un complejo de culpabilidad en lo concerniente al sexo y a la herencia de cuerpos físicos enfermos, excesiva o débilmente sexuales, han llevado a la raza a su actual caótico e ignorante manejo de este importante problema. La solución no se hallará en los pronunciamientos religiosos basados en una teoría caduca, o por la inhibición fisiológica o el libertinaje legalizado; tampoco vendrá por medio de la legislación, inspirada por las distintas escuelas de pensamiento de cualquier comunidad o nación. Será el resultado de la actividad unida de las conciencias espiritualmente orientadas, la actitud jurídica, la percepción intelectual y el constante impulso del proceso evolutivo. Nada puede impedir la inevitabilidad de la solución ni la aparición de actitudes deseables y condiciones en las que el sexo pueda tener la correcta expresión.

861 Personalmente quisiera que los jóvenes adolescentes, de ambos sexos, concurrieran a un médico comprensivo capaz de explicarles la verdad lisa y llana. Que se gestara en la joven generación el respeto por su función como futuros padres de la próxima generación, y que los padres actuales, hablando en sentido general, dieran a los jóvenes más libertad para solucionar sus propios problemas. La experiencia me ha enseñado que se puede confiar en ellos cuando saben las cosas. El varón y la mujer comunes no son degenerados por naturaleza, ni corren riesgos cuando saben que existen. Me agradaría que el médico encarara el problema sexual, hablándoles a los jóvenes desde el punto de vista de la paternidad y desde el ángulo de los peligros de la promiscuidad, además de advertirles seriamente sobre la homosexualidad, que constituye hoy una de las mayores amenazas que acechan a los jóvenes de ambos sexos. Al explicarles los hechos y discutir el cuadro con toda claridad, podemos confiar en nuestros jóvenes pero, sinceramente hablando, no confío mucho en los padres, principalmente porque están llenos de temores y no tienen confianza en sus hijos.

961 Tan pronto me di cuenta del lugar en que nos encontrábamos, donde, a pesar de toda su belleza, acechaba el mal, se lo expliqué a mis hijas. Tomé la decisión de que no deberían ser tan inocentes como para enfrentar el peligro, y cuando íbamos por los caminos les señalaba a esas personas de tipo indeseable. Mis explicaciones no las disfracé con bonitas palabras. Les dije lisa y llanamente de qué se trataba, incluyendo la degeneración y la homosexualidad, de modo que pudieran pasar incontaminadas a través de muchas vicisitudes sin sufrir daño. Como se podrá apreciar, no guardé secretos ni dejé de hablarles de determinados pecados y sacrílegos rituales. Les indiqué claramente cuál era el tipo de personas que se dedicaba a esa clase de cosas, cuyos rasgos eran tan evidentes, que hasta mis hijas se daban cuenta que en verdad era así. Siempre he creído que no se debe ocultar a los jóvenes el conocimiento de lo indeseable.

1444 La perspectiva que ofrece el problema de la homosexualidad en el mundo es muy amplia y dilatada y puede ser examinada desde distintos ángulos de vista, singularmente cuando se observa el caso de aquéllos que nacieron psicológicamente distintos del sexo que físicamente detentan. Algunos de tales casos vistos a la luz astral de los acontecimientos, presentan la llamada inversión de sexos como resultado de ciertos efectos kármicos engendrados, por ejemplo, cuando un ser humano - hombre o mujer - abusó en alguna determinada existencia del placer sexual a través de un cuerpo físico, de hombre o mujer, creando en el Elemental constructor de dicho cuerpo una tendencia a renovar este placer en existencias venideras. Aunque nada o quizás muy poco ha sido publicado al respecto en los libros esotéricos, es evidente desde el ángulo oculto que existe un karma, regido por las leyes de la evolución, entre el alma en encarnación y el Elemental constructor del cuerpo físico, un karma que puede extenderse por analogía a los Elementales constructores de los vehículos astral y mental vinculados también al alma por un tipo de karma que pasa corrientemente desapercibido - por ser un misterio iniciático - para los investigadores del mundo oculto.

1445 Las relaciones incorrectas o inadecuadas entre el alma en encarnación y los Elementales constructores de la triple forma, traen como consecuencia un gran número de problemas, especialmente los surgidos por falta de integración: enfermedades físicas de todo tipo, falta de vitalidad por desplazamiento del vehículo etérico, obsesiones de carácter psíquico que pueden llevar incluso a la locura, tendencia a la homosexualidad por un exagerado predominio del cuerpo astral sobre el cuerpo físico.

1446 Al investigar las causas del malestar social en ciertos sectores específicos del mundo, hay que tener en cuenta todas estas cuestiones. Ciñéndonos sin embargo muy concretamente a la homosexualidad - imperante en ambos sexos - hay que tener en cuenta la cualidad positiva o negativa del cuerpo astral al operar sobre el cuerpo físico; que es negativa en lo que respecta a los cuerpos masculinos, y positiva en lo que se refiere a los cuerpos femeninos. Esto da lugar a una inversión, o a una polaridad distinta en los cromosomas que rigen la ley del sexo en los seres humanos, lo cual trae como consecuencia la homosexualidad humana tratada desde un ángulo de vista muy científico, aunque muy especialmente ligado al karma. La homosexualidad masculina y el lesbianismo femenino son el resultado de un cambio cromosomático físico con profundas repercusiones en el aspecto psicológico psíquico y mental.

… El hecho de que todos los cuerpos de los homosexuales o de las lesbianas tengan la misma polaridad hace que no sean aceptados como individuos “normales”. Un hombre y una mujer heterosexuales, tienen sus cuerpos con polaridades diferenciadas y por ello pueden procrear y compenetrarse en cada uno de sus cuerpos… Los homosexuales no pueden, así que esa desviación o atracción que sienten por otros individuos de su mismo sexo, hay que buscarla en la mente o en el cuerpo astral como una tendencia del pasado racial. xp

1448 Volviendo al caso de la homosexualidad humana, que se reproduce frecuentemente en los grandes antropoides, vemos que se trata de una desviación de las energías sexuales hacia personas del propio sexo. Observad que se trata de un nuevo tipo de individuos que, por sus especiales características, y por la incomprensión de las gentes, deberán vivir forzosamente marginados, tolerados hasta cierto punto pero nunca íntegramente aceptados.

1462 Respondiendo después a la pregunta formulada por uno de los Hermanos del grupo, el Maestro respondió: La humanidad actual se halla enfrentando un gran compromiso kármico que ha venido a nuestros días segregado por reminiscencias lunares provenientes de la tercera ronda planetaria y perpetuadas por la tercera Raza, la Lemur, en esta cuarta Ronda, que le agregó nuevos problemas y dificultades a través de lo que ocultamente ha sido definido como prostitución del sexo. El debilitamiento de la energía sexual y la homosexualidad en aumento, son unas de sus más acusadas consecuencias en los momentos actuales. Añadid a ello el conflicto natural implícito en todo cambio de eras y tendréis un cuadro, no muy agradable por cierto, que deberéis enfrentar los discípulos mundiales encarnados en el mundo, pero que constituye también una preocupación para la propia Jerarquía.

1467 Por ello, los discípulos mundiales deberemos esforzarnos en presentar lo más cruda y claramente que nos sea posible, la gran crisis social que se ha ido creando en el mundo, por efecto de los aspectos negativos ante descritos. Incluso se ha llegado a oír en los retiros silenciosos del Ashram, que el debilitamiento de la energía vital que determina las funciones sexuales y la propia homosexualidad, son aspectos muy estrechamente vinculados con el pecado lemur.

578 Uno de los mayores problemas para los psicólogos actualmente, y en menor medida para los médicos, es el aumento de la homosexualidad, tanto femenina como masculina. Sendos argumentos son presentados a fin de probar que este anormal desarrollo (y el consiguiente interés en esta morbosa tendencia) se debe a que la raza se está convirtiendo lentamente en andrógina y que va apareciendo gradualmente el futuro hombre o mujer hermafroditas. Esto tampoco es verdad. La homosexualidad es lo que podría llamarse un “residuo” de los excesos sexuales de la época lemuria, si se quiere es una tara heredada. Los egos que se individualizaron y encarnaron en ese vasto período, son los que hoy demuestran tendencias homosexuales. En esos días, el apetito sexual era tan apremiante que el proceso normal de las relaciones sexuales no satisfizo el insaciable deseo del hombre avanzado de ese período. La fuerza del alma, que afluyó por medio del proceso de la individualización, sirvió para estimular los centros inferiores, por eso se practicaron métodos ilícitos. Un gran número de quienes entonces los practicaban, se hallan hoy encarnados y los antiguos hábitos son demasiado poderosos para ellos. No obstante han avanzado bastante en el sendero evolutivo, de allí que sea posible su curación en esta época si así lo desean. Con relativa facilidad pueden transferir el impulso sexual al centro laríngeo, y entonces llegar a ser creadores en el sentido más elevado, empleando la energía sentida y circulante, correcta y constructivamente. Muchos de ellos comienzan ya automáticamente a hacerlo. Por otra parte es bien sabido que entre los así llamados tipos artísticos, la homosexualidad es muy prevaleciente. Digo “así llamados”, porque el verdadero artista creador no es víctima de estos antiguos y predisponentes malos hábitos.

580 Podría puntualizar aquí que la homosexualidad es de tres tipos:

590 Homosexualidad imitativa. Un sinnúmero de personas que perteneciendo a todas las clases sociales, imitaron a los de clases mejores (si puedo emplear un término tan paradójico) y adquirieron malos hábitos en las relaciones sexuales, que de otra manera no lo hubieran hecho. Ésta es una de las prevalecientes razones por las cuales hoy abunda entre muchos hombres y mujeres, basándose en una imaginación muy activa, además de una poderosa naturaleza física o sexual, y una lasciva curiosidad. Digo esto después de un cuidadoso estudio. Esto justifica el gran número de sodomitas y lesbianas.

599 Observarán por lo antedicho que esta tara, como era de esperar, tiene sus raíces en el cuerpo astral, sensorial o de sensación, razón por la cual la he incluido. Sería interesante analizar si estas variadas y bien conocidas dificultades, enfermedades y dolencias, pudieran ser clasificadas de acuerdo a sus impulsos originantes. Muy pocas son de origen mental a pesar de todo lo que diga contrariamente la Ciencia Cristiana o la Ciencia Mental; quizás debería decir que se basan en el erróneo pensar humano, aunque el mal puede ser agravado e intensificado por los malos pensamientos Gran parte o quizás la mayoría de las dolencias que el hombre común sufre, están basadas en causas astrales o en un deseo claramente definido. Un deseo formulado, halla expresión en alguna forma de actividad. De ellas, la homosexualidad es la más fácil de definir. Las demás enfermedades que la humanidad ha heredado no son tan fáciles de aclarar ni de definir. El hombre o la mujer son víctimas, pero la causa de la enfermedad o la dificultad (física o sicológica) se oculta en el lejano pasado, que la víctima (debido a su limitado conocimiento) es incapaz de investigar, ni tampoco puede llegar a la causa que produce el efecto. Lo que podrá afirmarse es que, con toda probabilidad, el deseo fue el impulso iniciador. Lo que los seres humanos son hoy, y lo que sufren, es el resultado de su lejano pasado, y el pasado presupone largos y arraigados hábitos. Dichos hábitos inevitablemente son el resultado de uno de los dos factores siguientes:

609 En lo antedicho y en conexión con lo expresado sobre la homosexualidad, también he considerado el deseo prevaleciente o reprimido, pero sólo en términos generales y en amplios delineamientos. ¿Me interpretan si les digo que cuando se reprime el deseo (como lo hacen muchos aspirantes hoy) todo tipo de enfermedades resulta posible -cáncer, congestión pulmonar y ciertos malestares del hígado- como también la temible tuberculosis? Las enfermedades producidas por la inhibición son numerosas y serias, como podrán ver por la anterior enumeración. Debería tenerse en cuenta que cuando prevalece el deseo incontrolado y no se lo reprime, aparecerán enfermedades tales como los desórdenes sifilíticos, la homosexualidad, inflamaciones y fiebres. De acuerdo con el temperamento así serán los tipos de enfermedad, pues el temperamento depende de la cualidad del rayo. Según el rayo a que pertenece una persona, será la predisposición a ciertos desórdenes. Es exacta la básica diferenciación de los seres humanos en dos tipos principales, extrovertidos e introvertidos, que hacen los sicólogos. Ambos tipos producen su propia categoría de enfermedad, demostrada como mala salud, debido a la excesiva expresión o inhibición.

4674 Éstos y muchos otros ejemplos desagradables de la sicología sexual están mezclados con la verdadera y pronunciada aspiración y ansiedad mística y el genuino anhelo de unirse a lo divino. La causa de todo reside en la etapa de transferencia. Las energías inferiores están sujetas, como podrá verse, a dos etapas de transferencias: Primero, al plexo solar y de allí, al centro laríngeo, centro que durante este período no está suficientemente activo ni despierto para absorber y utilizar las energías del sacro, que en algunos casos son detenidas durante su ascensión, y retenidas momentáneamente en el centro cardíaco, produciendo el fenómeno del impulso sexual (acompañado a veces por una definida reacción sexual física), del erotismo religioso y, generalmente, de una actitud malsana que abarca desde la verdadera sexualidad hasta el celibato fanático. Este último es un extremo tan indeseable como el otro, y ambos producen resultados muy indeseables. Con frecuencia, cuando se trata de un místico masculino, habrá una expresión sexual súper desarrollada en el plano físico, perversiones de distintos tipos o una pronunciada homosexualidad. En los casos femeninos puede haber muchas perturbaciones en el plexo solar (en lugar de perturbaciones en el sacro) y la consiguiente afección gástrica, una vida imaginativa malsana, que abarca desde el endeble prurito hasta formas definidas de enajenación sexual, acompañadas frecuentemente por una poderosa inclinación religiosa. Quisiera recordarles que estamos tratando las anormalidades y en consecuencia debo referirme a cosas desagradables. Si en las etapas primitivas del desarrollo místico existiera una correcta orientación de la vida mental y de los pensamientos, además de una valiente explicación del proceso, se evitarían grandes dificultades. Estas primitivas etapas se asemejan mucho al interés demostrado por el adolescente hacia el sexo y la religión. Ambos están íntimamente aliados durante este período particular de desarrollo. Si los educadores, progenitores y los que están vinculados al entrenamiento de la juventud, pudieran prestarles una ayuda correcta, ciertas tendencias indeseables (tan prevalecientes ahora) no se convertirían en hábitos y estados mentales como ocurre hoy.

2318 La juventud, especialmente la idealista y la que piensa con claridad, enfrenta una situación que desafía todos sus esfuerzos por comprenderla. No sabe qué pensar o creer. Observan que forman parte de hogares santificados por el matrimonio legal y descubren (en gran escala) nada más que desdicha, prostitución legalizada, mala salud y la búsqueda de relaciones ilícitas fuera del hogar; niños no deseados y abandonados, disidencias entre cónyuges desavenidos y divorcios, y no hallan respuesta a sus numerosas e inteligentes preguntas. Así buscan en otra parte y ven la vida que llevan quienes han eludido la responsabilidad matrimonial, hallando nada más que descontento, vida sexual secreta, mala salud por inhibición de los instintos naturales, condiciones sicológicas del peor tipo, a veces hijos ilegítimos, perversiones sexuales y la creciente tendencia hacia lo que se denomina homosexualidad. La juventud se siente abatida por la total confusión y no halla respuesta a sus interrogantes. Se ha dirigido a los hombres del mundo solicitando solución y ayuda y no obtiene una clara respuesta ni una sólida filosofía sana o instrucción fundamental. Se le puede ofrecer un sólido sentido común y aconsejarle que evite excesos y condiciones que perjudican su salud o darle la responsabilidad de encauzar y rectificar la situación económica. Se le puede señalar la moralidad del pasado y advertirle los resultados inevitables cuando se transgreden las leyes de la naturaleza y se prostituye el cuerpo físico por los deseos irreprimidos. Se le puede elogiar las virtudes de vivir con rectitud y recalcar el hecho de que son hijos de Dios. Todo esto es bueno, correcto y útil, pero no se le ofrece una verdadera solución, ni se arroja luz sobre su problema y tampoco se disipa su confusión. Quizás podría dirigirse a la gente de orientación religiosa y recurrir al clero ortodoxo. Se le puede pedir que sea buena, citar ejemplos de los santos, sumergírsela en un torrente de mandatos puritanos, conocidas verdades beatíficas y explicaciones que no convencen, basadas frecuentemente en prejuicios y predilecciones personales. Pero raras veces se emite una nota clara y lo único que puede hacerse es enunciar la Ley Mosaica: harás.... A la juventud investigadora de la actual generación no le satisface su anhelo de conocer el hecho de que Dios dice esto o aquello, o la Biblia ordena esto, aquello o lo otro. La esperanza de que obtendrá el cielo y recibirá su justa recompensa si practica la autodisciplina, el autocontrol y la abstinencia sexual, está muy lejos de contrarrestar las tentaciones del mundo circundante y los insistentes impulsos que surgen dentro del hombre mismo.

2324 Cósmicamente hablando, sexo es una palabra breve que expresa la relación existente (durante la manifestación) entre espíritu y materia, entre vida y forma. En último análisis, es una expresión de la Ley de Atracción -ley fundamental que subyace en toda manifestación de la vida en la forma, causa de toda aparición fenoménica. Hablando desde el punto de vista humano o físico, sexo es una palabra empleada para significar la relación que existe entre el hombre y la mujer, y cuyo resultado es la reproducción de la especie. Hablando en términos modernos empleados por las personas irreflexivas y vulgares, sexo es una palabra que significa la agradable satisfacción de los impulsos animales a cualquier precio, y sin ninguna regulación rítmica. Sexo expresa esencialmente la dualidad y la división de la unidad en dos aspectos o mitades. Podemos denominarlos espíritu y materia, masculino y femenino, positivo y negativo; corresponden a una etapa en la escala evolutiva hacia la unificación final, o la homosexualidad, que no tiene ninguna relación con esa perversión que tan incorrectamente se denomina hoy homosexualidad, cuya expresión prevalece en la actualidad en un concepto mental y moderno del fenómeno, pero es muy rara la persona que realmente contenga en sí los dos sexos y pueda fisiológica y mentalmente satisfacerse, sostenerse y propagarse a sí misma. En el transcurso de las épocas ha surgido esporádicamente el verdadero homosexual como la garantía de una remota realización racial evolutiva, cuando haya transcurrido el ciclo mundial y las dos mitades se fusionen nuevamente en una unidad esencial. En lo antedicho no aludo a la doctrina de almas gemelas, o a la perversión de la realidad como comúnmente se comprende hoy. Me refiero al hermafrodita divino, al verdadero hombre andrógino y al ser humano perfecto. Pero la palabra ha sido desfigurada en su verdadero significado y se ha aplicado en nueve de cada diez casos (podríamos decir en noventa y nueve de cada cien) a cierto tipo de perversión mental y a una distorsionada actitud de la mente, la cual frecuentemente da por resultado reacciones y prácticas físicas que son -en su manifestación- tan antiguas que por su misma antigüedad refutan la idea de que tal actitud indica un paso adelante en el sendero del progreso. Lo que en realidad indica es un punto de retroceso, un retornar a un antiguo ritmo y reasumir antiguas prácticas.

viernes, 6 de agosto de 2010

TERCERA PROFECIA DE FATIMA

Este es el texto íntegro de la presunta tercera profecía de Fátima tal y como la publicó el diario LA VANGUARDIA hace unos años. Este diario es el de mayor difusión de Barcelona.


Creo recordar que este texto es bastante parecido a otro atribuido a Nostradamus.

Compilando estas profecías con aquellas de San Malaquías, podríamos aventurar a pensar que el fin de la Iglesia Católica está bastante cercano en el tiempo.


TERCERA PROFECIA DE FATIMA

Jesús, María y José,

Tercera parte del Secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la cueva de Iría-Fátima.

“Escribo en obediencia a Vos, dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre, vuestra y mía.

“Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centellando emitía llamas que parecía que iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él;

el Ángel, señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: “Penitencia, penitencia, penitencia!”. Y vimos en una inmensa luz que es Dios: algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él, a un obispo vestido de blanco, hemos tenido el presentimiento de que es el Santo Padre. También a otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una Cruz de maderos toscos, como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino, llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de fuego y flechas; Y del mismo modo murieron unos tras otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones.

Bajo los dos brazos de la cruz, había dos Ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ellas las almas que se acercaban a Dios.

Tuy 3.1.1944

Antes de finalizar el siglo XX...

Más abajo incluyo unos retazos entresacados de las obras del Maestro Tibetano y de Vicente Beltrán Anglada.


Como veréis, se tratan de posibles acontecimientos que podrían ocurrir antes de finalizar el siglo pasado. No voy a analizar las razones ocultas de tales suposiciones y del éxito o fracaso en los aciertos. Lo cierto es que la evolución humana y el camino iniciático son experimentos que se están llevando por primera vez en nuestro sistema solar y por ello no siempre se cumplen las profecías, ya que dependen casi siempre de la capacidad humana en adaptarse a las energías imperantes y a la demanda de más luz por parte de la humanidad.



AAB - Astrología Esotérica.

Llegamos a la última parte de nuestro estudio sobre el zodíaco y su relación con los siete rayos. Hemos considerado los signos y sus efectos, y la nueva y profundamente esotérica astrología, que reemplazará en forma gradual a la actual astrología mundana. Al final de este siglo habrá conquistado el lugar que le corresponde en el pensamiento humano, pero hay algo que deben recordar constantemente. Ahora que la guerra ha terminado y los momentos de aguda prueba y tribulación ha llegado a su fin, se producirá un gran despertar espiritual –de calidad y naturaleza actualmente impredecibles. La guerra habrá enseñado a la humanidad muchas lecciones y arrancado la venda que el yo inferior puso sobre los ojos. Los valores que hasta ahora han sido expresados y comprendidos sólo por aquellos cuyos “ojos están puestos en Dios" serán la meta y el deseo de incontables millares; la verdadera comprensión entre hombres y naciones será el objetivo anhelado. Lo que la humanidad decide obtener, siempre lo logra. Constituye una ley oculta, pues el deseo es la fuerza más poderosa en el mundo; el deseo organizado y unificado fue la razón fundamental de los primeros y asombrosos éxitos del Eje. El único factor que puede oponerse triunfalmente al deseo es la Voluntad, empleando la palabra en su significado espiritual y como expresión del primer gran aspecto divino. Muy poca voluntad espiritual organizada fue demostrada por las Naciones Aliadas, aunque, lógicamente, estaban animadas por el deseo de obtener la victoria y llevar a un fin a este cataclismo mundial omniabarcante, por el deseo de paz y de retornar a la estabilidad, terminar con las guerras de una vez por todas y romper con su constante repetición cíclica, y por un acrecentado deseo de finalizar con el terrible sufrimiento, la crueldad, la muerte, el hambre y el temor, que están estrangulando a la humanidad para acabar con su vida.



AAB - El Discipulado en la Nueva Era II.

Esta triple realidad espiritual (el "agente impresor") es la meta del trabajo de meditación que se les ha asignado. En este caso, no es la meta del alma que plasma en la mente el amor, tampoco su manifestación ni su lugar en el Plan de la Jerarquía. La fuente de donde proviene la impresión a la que tratan ahora de ser sensibles es la Tríada espiritual y la cualidad de la impresión es la voluntad, cuando complementa el propósito divino. Por lo tanto, estoy indicando una etapa mucho más avanzada y lo hago por dos razones: Una, porque durante años el esfuerzo de todos fue registrar contacto con el alma y expresar la comprensión amorosa, habiéndose familiarizado ya con lo que la Jerarquía (de la cual mi Ashrama forma parte) trata de realizar, y nada se ganará reiterando constantemente lo familiar. Otra, estoy delineando procedimientos, meditaciones y objetivos que serán de utilidad para los que vendrán después, la jerarquía de trabajadores que vendrá al final de este siglo y del primer cuarto del siglo venidero.



AAB - Los Rayos y las Iniciaciones.

He dado aquí mucho material para reflexionar; señala la meta de la personalidad y el medio por el cual se alcanza dicha meta. Después de la tercera iniciación, vamos conscientemente hacia expansiones superiores de conciencia y entramos en el reino de las ideas, que al discípulo no le es fácil apreciar o comprender. Gran parte de lo que diré sobre la energía de rayo y las iniciaciones superiores, significará muy poco para muchos, pero tendrá gran significado para la conciencia iniciática. Los iniciados del mundo vendrán a la encarnación en esta época y leerán mis palabras al final de este siglo, con gran comprensión.



AAB - Tratado sobre Fuego Cósmico.

Esta fuerza se expresará en el plano astral, produciendo vastos resultados de naturaleza tranquilizadora, trayendo, por acción refleja, paz en la tierra. La transmutación del deseo en aspiración y la transformación del deseo inferior en superior constituirán algunos de los efectos, mientras que el resultado de la fuerza que afluye producirá grandes reacciones en los habitantes dévicos de ese plano. Mediante la vibración así iniciada muchos tendrán oportunidad (que no hubieran tenido de otro modo) de recibir la primera Iniciación. Luego, a fines del ciclo mayor de Piscis, el Avatar que viene (se refiere a Cristo) volverá a emplear las vestiduras y todo lo que ello implica, y tomará un cuerpo físico, demostrando así en el plano físico la fuerza del Logos al aplicar la Ley. Cuando Él venga al final de este siglo y haga sentir Su poder, lo hará como Instructor del Amor y de la Unidad, y Su tónica será regenerar por medio del amor. Debido a que actuará principalmente en el plano astral, Su trabajo se manifestará en el plano físico, estableciendo grupos activos en toda ciudad, grande o pequeña, y en todo país, que trabajarán agresivamente para lograr la unidad, la colaboración y la fraternidad en todos los sectores de la vida -económico, religioso, social y científico.

Primero, estudiando el lugar que ocupa el sistema solar en el universo y el efecto que producen sobre él ciertas constelaciones; segundo, estudiando profundamente el efecto que tiene un esquema planetario sobre otro, y el lugar que ocupa la Luna en nuestra propia vida planetaria. Esto conducirá a una profunda investigación de las condiciones polares de la tierra, de las corrientes magnéticas planetarias y de la interacción eléctrica que existe entre nuestra tierra y los esquemas planetarios venusiano y marciano. Cuando esto se logre se revolucionarán la astronomía y la astrología esotérica y será reconocida la naturaleza de la energía solar como la expresión de una Entidad de cuarta categoría. Esto ocurrirá al final de este siglo XX después de un descubrimiento científico aún más importante que el de la naturaleza del átomo. Hasta ese momento será tan difícil expresar que el concepto hilozoísta constituye una ciencia exacta como hubiera sido para un antepasado del siglo dieciséis, concebir el átomo como un simple aspecto de fuerza que ni siquiera es objetivamente tangible. Por eso, una mayor elucidación traería sólo confusión.



VBA - Los Ángeles en la Vida Social Humana.

Pese a que desde el limitado ángulo de visión de los seres humanos aparecen los ángeles bajo un carácter típicamente religioso y místico, lo cierto es que su actividad en la vida de la Naturaleza es netamente científica, utilizando para ello un extraordinario dinamismo que está más allá de nuestra comprensión y unos incomprensibles métodos que podríamos calificar, sin embargo, de rigurosamente científicos y profundamente técnicos. Algunos cualificados investigadores del mundo oculto -dentro de los cuales nos incluimos humildemente nosotros- han llegado a la conclusión, después de unos previos contactos con ciertos excelsos moradores del reino dévico, que lo que en términos corrientes llamamos ciencia de los hombres con sus prodigiosas conquistas en el aspecto técnico, no es sino un pálido reflejo de la actividad de los Ángeles en la vida de la Naturaleza. Ellos utilizan los verdaderos cauces científicos para producir todos los fenómenos llamados naturales, sean acuosos, geológicos, eléctricos, psíquicos, etc., en la extensión de la vida planetaria. La explicación correcta de tales fenómenos, pese a su aparente simplicidad, constituye un secreto iniciático, reservado inicialmente a los investigadores del mundo oculto, pero que irá siendo revelado gradualmente en forma de ciencia natural en las Escuelas superiores y en las Universidades de todos los países realmente cultos y civilizados. Se nos dice esotéricamente que al final de este siglo XX, serán muchos los seres humanos que habrán logrado participar conscientemente de este legado tradicional iniciático, estableciendo contacto consciente con diversas jerarquías dévicas de las cuales recibirán instrucción superior. Estos seres humanos serán las simientes de la Nueva Era, la sal de la tierra a la que se refirió Cristo y la levadura de la nueva humanidad. Serán auténticamente mentales, pero su corazón amoroso rebosará una perfecta comprensión de las necesidades humanas y de los métodos correctos de solucionarlas. No poseerán orgullo espiritual, muy propio de los discípulos de la Era de Piscis, sino que sus conocimientos esotéricos vendrán impregnados de verdadera sabiduría, constituyendo desde el ángulo espiritual el camino de Luz que recorrerá el Avatar para introducirse en el aura de la Tierra.

No vamos a insistir, sin embargo, en conceptos que quedaron claramente establecidos en las páginas de uno u otro de los tres libros que constituyen este Tratado Esotérico sobre los ángeles. Sólo deseamos recordar con mucho afecto y comprensión que las ideas contenidas en los mismos deben ser cuidadosamente examinadas, no aceptadas indiscriminadamente porque puedan aparecer como muy claras al primer intento o categóricamente rechazadas porque sus conceptos no guardan una aparente similitud con los conocimientos adquiridos, es decir, con lo que intelectualmente se sabe o que corrientemente se acepta como verdad. El aceptar por negligencia o el rechazar por sistema son las grandes dificultades del Sendero. Invitamos pues a desarrollar el discernimiento y a evocar la duda inteligente. Nos encontramos ya muy cerca del final de este siglo XX, un siglo marcado por grandes acontecimientos mundiales, con grandes descubrimientos científicos y espectaculares avances en el orden técnico, pero caracterizada también por una serie impresionante de guerras, cataclismos y desastres que han asolado y continúan asolando la vida de la humanidad, quebrantando las leyes de la fraternidad y de la justicia y rindiendo únicamente culto a la ambición, al egoísmo y a la codicia que -pese a los prodigiosos avances en el orden técnico y material- mueven todavía grandes sectores sociales y un increíble número de corazones humanos.



VBA - Mis Experiencias Espirituales.

En aquella ocasión el Maestro, que conocía todos y hasta los más ocultos pensamientos de los miembros de Su Ashrama, eligió como tema de enseñanza ashrámica las enfermedades de tipo vibratorio: "Entre ellas -nos explicaba- podrían citarse el cáncer, que constituye el mayor de los azotes planetarios, la diabetes, las embolias cerebrales, el reumatismo y las enfermedades cardiovasculares, las cuales no sólo son la expresión de un karma mundial, sino que indican además la presencia singularmente activa en los éteres planetarios, de potentísimas radiaciones cósmicas coincidentes con la peculiar posición de la Tierra en relación con ciertas Constelaciones siderales de extraordinaria potencia vibratoria, así cómo con ciertos planetas específicos del propio Sistema solar. En tales períodos de emergencia cósmica dentro del espacio etérico planetario, se producen ciertas circunstancias cíclicas o kármicas, o ciertos hechos históricos que en períodos normales de incidencia hubiesen tardado muchos siglos en producirse". Advirtiendo el Maestro que alguien de entre nosotros, iniciaba una sutil interrogante acerca de Sus últimas palabras, sonrió benévolamente y prosiguió: "Esta precipitación de energía cósmica sobre nuestro planeta no altera en manera alguna la ley del Karma, sino que acelera el proceso de su desarrollo y cumplimiento, no sólo en el seno de la humanidad sino también en todos los demás Reinos y especies vivientes. Esta aceleración del ritmo de evolución planetaria implica que grandes sectores humanos se vean arrastrados en la vorágine de este proceso de precipitación, la cual actuará ya sea sobre sus cuerpos físicos, todavía indefensos para esta clase de lucha, o sobre sus vidas espirituales, marcándoles el devenir de un nuevo cielo de luz". Dirigiéndose muy particularmente a M..., y abarcando dentro de Su aura de Amor al joven discípulo, dijo concretamente: "El cáncer es una simple reacción del organismo físico contra una modificación muy particular del equipo vibratorio psíquico bajo los efectos de las radiaciones cósmicas. Todos los seres humanos -y debido a pasadas deudas kármicas contraídas por la humanidad- poseen en latencia dentro de sus organismos físicos los virus que provocan el cáncer. Sólo las particulares condiciones de sus existencias kármicas determinan, sin embargo, que tales virus pasen del estado de latencia al de potencia o de actividad manifiesta. Las corrientes vitales del alma humana, intensificadas por las energías de precipitación cósmica, producen una serie de reacciones físicas, cuyas consecuencias, ya sean inmediatas o lejanas, pero siempre dentro de un plan de aceleración del proceso kármico, producen un notable aumento de enfermedades dentro del vehículo físico. Unas pueden ser curadas en un plazo más o menos largo, otras, como el cáncer, no tienen todavía curación en el plano físico, aunque sí en el plano psíquico que es donde inicialmente se producen las reacciones y donde se hallan las verdaderas causas de todas las enfermedades. Es allí en donde deben trabajar los discípulos y los Iniciados, preparando 'el antídoto' que hará posible, quizás antes del final de este siglo, que las enfermedades consideradas actualmente como 'incurables' sean extirpadas definitivamente del seno de la humanidad".