viernes, 6 de agosto de 2010

Antes de finalizar el siglo XX...

Más abajo incluyo unos retazos entresacados de las obras del Maestro Tibetano y de Vicente Beltrán Anglada.


Como veréis, se tratan de posibles acontecimientos que podrían ocurrir antes de finalizar el siglo pasado. No voy a analizar las razones ocultas de tales suposiciones y del éxito o fracaso en los aciertos. Lo cierto es que la evolución humana y el camino iniciático son experimentos que se están llevando por primera vez en nuestro sistema solar y por ello no siempre se cumplen las profecías, ya que dependen casi siempre de la capacidad humana en adaptarse a las energías imperantes y a la demanda de más luz por parte de la humanidad.



AAB - Astrología Esotérica.

Llegamos a la última parte de nuestro estudio sobre el zodíaco y su relación con los siete rayos. Hemos considerado los signos y sus efectos, y la nueva y profundamente esotérica astrología, que reemplazará en forma gradual a la actual astrología mundana. Al final de este siglo habrá conquistado el lugar que le corresponde en el pensamiento humano, pero hay algo que deben recordar constantemente. Ahora que la guerra ha terminado y los momentos de aguda prueba y tribulación ha llegado a su fin, se producirá un gran despertar espiritual –de calidad y naturaleza actualmente impredecibles. La guerra habrá enseñado a la humanidad muchas lecciones y arrancado la venda que el yo inferior puso sobre los ojos. Los valores que hasta ahora han sido expresados y comprendidos sólo por aquellos cuyos “ojos están puestos en Dios" serán la meta y el deseo de incontables millares; la verdadera comprensión entre hombres y naciones será el objetivo anhelado. Lo que la humanidad decide obtener, siempre lo logra. Constituye una ley oculta, pues el deseo es la fuerza más poderosa en el mundo; el deseo organizado y unificado fue la razón fundamental de los primeros y asombrosos éxitos del Eje. El único factor que puede oponerse triunfalmente al deseo es la Voluntad, empleando la palabra en su significado espiritual y como expresión del primer gran aspecto divino. Muy poca voluntad espiritual organizada fue demostrada por las Naciones Aliadas, aunque, lógicamente, estaban animadas por el deseo de obtener la victoria y llevar a un fin a este cataclismo mundial omniabarcante, por el deseo de paz y de retornar a la estabilidad, terminar con las guerras de una vez por todas y romper con su constante repetición cíclica, y por un acrecentado deseo de finalizar con el terrible sufrimiento, la crueldad, la muerte, el hambre y el temor, que están estrangulando a la humanidad para acabar con su vida.



AAB - El Discipulado en la Nueva Era II.

Esta triple realidad espiritual (el "agente impresor") es la meta del trabajo de meditación que se les ha asignado. En este caso, no es la meta del alma que plasma en la mente el amor, tampoco su manifestación ni su lugar en el Plan de la Jerarquía. La fuente de donde proviene la impresión a la que tratan ahora de ser sensibles es la Tríada espiritual y la cualidad de la impresión es la voluntad, cuando complementa el propósito divino. Por lo tanto, estoy indicando una etapa mucho más avanzada y lo hago por dos razones: Una, porque durante años el esfuerzo de todos fue registrar contacto con el alma y expresar la comprensión amorosa, habiéndose familiarizado ya con lo que la Jerarquía (de la cual mi Ashrama forma parte) trata de realizar, y nada se ganará reiterando constantemente lo familiar. Otra, estoy delineando procedimientos, meditaciones y objetivos que serán de utilidad para los que vendrán después, la jerarquía de trabajadores que vendrá al final de este siglo y del primer cuarto del siglo venidero.



AAB - Los Rayos y las Iniciaciones.

He dado aquí mucho material para reflexionar; señala la meta de la personalidad y el medio por el cual se alcanza dicha meta. Después de la tercera iniciación, vamos conscientemente hacia expansiones superiores de conciencia y entramos en el reino de las ideas, que al discípulo no le es fácil apreciar o comprender. Gran parte de lo que diré sobre la energía de rayo y las iniciaciones superiores, significará muy poco para muchos, pero tendrá gran significado para la conciencia iniciática. Los iniciados del mundo vendrán a la encarnación en esta época y leerán mis palabras al final de este siglo, con gran comprensión.



AAB - Tratado sobre Fuego Cósmico.

Esta fuerza se expresará en el plano astral, produciendo vastos resultados de naturaleza tranquilizadora, trayendo, por acción refleja, paz en la tierra. La transmutación del deseo en aspiración y la transformación del deseo inferior en superior constituirán algunos de los efectos, mientras que el resultado de la fuerza que afluye producirá grandes reacciones en los habitantes dévicos de ese plano. Mediante la vibración así iniciada muchos tendrán oportunidad (que no hubieran tenido de otro modo) de recibir la primera Iniciación. Luego, a fines del ciclo mayor de Piscis, el Avatar que viene (se refiere a Cristo) volverá a emplear las vestiduras y todo lo que ello implica, y tomará un cuerpo físico, demostrando así en el plano físico la fuerza del Logos al aplicar la Ley. Cuando Él venga al final de este siglo y haga sentir Su poder, lo hará como Instructor del Amor y de la Unidad, y Su tónica será regenerar por medio del amor. Debido a que actuará principalmente en el plano astral, Su trabajo se manifestará en el plano físico, estableciendo grupos activos en toda ciudad, grande o pequeña, y en todo país, que trabajarán agresivamente para lograr la unidad, la colaboración y la fraternidad en todos los sectores de la vida -económico, religioso, social y científico.

Primero, estudiando el lugar que ocupa el sistema solar en el universo y el efecto que producen sobre él ciertas constelaciones; segundo, estudiando profundamente el efecto que tiene un esquema planetario sobre otro, y el lugar que ocupa la Luna en nuestra propia vida planetaria. Esto conducirá a una profunda investigación de las condiciones polares de la tierra, de las corrientes magnéticas planetarias y de la interacción eléctrica que existe entre nuestra tierra y los esquemas planetarios venusiano y marciano. Cuando esto se logre se revolucionarán la astronomía y la astrología esotérica y será reconocida la naturaleza de la energía solar como la expresión de una Entidad de cuarta categoría. Esto ocurrirá al final de este siglo XX después de un descubrimiento científico aún más importante que el de la naturaleza del átomo. Hasta ese momento será tan difícil expresar que el concepto hilozoísta constituye una ciencia exacta como hubiera sido para un antepasado del siglo dieciséis, concebir el átomo como un simple aspecto de fuerza que ni siquiera es objetivamente tangible. Por eso, una mayor elucidación traería sólo confusión.



VBA - Los Ángeles en la Vida Social Humana.

Pese a que desde el limitado ángulo de visión de los seres humanos aparecen los ángeles bajo un carácter típicamente religioso y místico, lo cierto es que su actividad en la vida de la Naturaleza es netamente científica, utilizando para ello un extraordinario dinamismo que está más allá de nuestra comprensión y unos incomprensibles métodos que podríamos calificar, sin embargo, de rigurosamente científicos y profundamente técnicos. Algunos cualificados investigadores del mundo oculto -dentro de los cuales nos incluimos humildemente nosotros- han llegado a la conclusión, después de unos previos contactos con ciertos excelsos moradores del reino dévico, que lo que en términos corrientes llamamos ciencia de los hombres con sus prodigiosas conquistas en el aspecto técnico, no es sino un pálido reflejo de la actividad de los Ángeles en la vida de la Naturaleza. Ellos utilizan los verdaderos cauces científicos para producir todos los fenómenos llamados naturales, sean acuosos, geológicos, eléctricos, psíquicos, etc., en la extensión de la vida planetaria. La explicación correcta de tales fenómenos, pese a su aparente simplicidad, constituye un secreto iniciático, reservado inicialmente a los investigadores del mundo oculto, pero que irá siendo revelado gradualmente en forma de ciencia natural en las Escuelas superiores y en las Universidades de todos los países realmente cultos y civilizados. Se nos dice esotéricamente que al final de este siglo XX, serán muchos los seres humanos que habrán logrado participar conscientemente de este legado tradicional iniciático, estableciendo contacto consciente con diversas jerarquías dévicas de las cuales recibirán instrucción superior. Estos seres humanos serán las simientes de la Nueva Era, la sal de la tierra a la que se refirió Cristo y la levadura de la nueva humanidad. Serán auténticamente mentales, pero su corazón amoroso rebosará una perfecta comprensión de las necesidades humanas y de los métodos correctos de solucionarlas. No poseerán orgullo espiritual, muy propio de los discípulos de la Era de Piscis, sino que sus conocimientos esotéricos vendrán impregnados de verdadera sabiduría, constituyendo desde el ángulo espiritual el camino de Luz que recorrerá el Avatar para introducirse en el aura de la Tierra.

No vamos a insistir, sin embargo, en conceptos que quedaron claramente establecidos en las páginas de uno u otro de los tres libros que constituyen este Tratado Esotérico sobre los ángeles. Sólo deseamos recordar con mucho afecto y comprensión que las ideas contenidas en los mismos deben ser cuidadosamente examinadas, no aceptadas indiscriminadamente porque puedan aparecer como muy claras al primer intento o categóricamente rechazadas porque sus conceptos no guardan una aparente similitud con los conocimientos adquiridos, es decir, con lo que intelectualmente se sabe o que corrientemente se acepta como verdad. El aceptar por negligencia o el rechazar por sistema son las grandes dificultades del Sendero. Invitamos pues a desarrollar el discernimiento y a evocar la duda inteligente. Nos encontramos ya muy cerca del final de este siglo XX, un siglo marcado por grandes acontecimientos mundiales, con grandes descubrimientos científicos y espectaculares avances en el orden técnico, pero caracterizada también por una serie impresionante de guerras, cataclismos y desastres que han asolado y continúan asolando la vida de la humanidad, quebrantando las leyes de la fraternidad y de la justicia y rindiendo únicamente culto a la ambición, al egoísmo y a la codicia que -pese a los prodigiosos avances en el orden técnico y material- mueven todavía grandes sectores sociales y un increíble número de corazones humanos.



VBA - Mis Experiencias Espirituales.

En aquella ocasión el Maestro, que conocía todos y hasta los más ocultos pensamientos de los miembros de Su Ashrama, eligió como tema de enseñanza ashrámica las enfermedades de tipo vibratorio: "Entre ellas -nos explicaba- podrían citarse el cáncer, que constituye el mayor de los azotes planetarios, la diabetes, las embolias cerebrales, el reumatismo y las enfermedades cardiovasculares, las cuales no sólo son la expresión de un karma mundial, sino que indican además la presencia singularmente activa en los éteres planetarios, de potentísimas radiaciones cósmicas coincidentes con la peculiar posición de la Tierra en relación con ciertas Constelaciones siderales de extraordinaria potencia vibratoria, así cómo con ciertos planetas específicos del propio Sistema solar. En tales períodos de emergencia cósmica dentro del espacio etérico planetario, se producen ciertas circunstancias cíclicas o kármicas, o ciertos hechos históricos que en períodos normales de incidencia hubiesen tardado muchos siglos en producirse". Advirtiendo el Maestro que alguien de entre nosotros, iniciaba una sutil interrogante acerca de Sus últimas palabras, sonrió benévolamente y prosiguió: "Esta precipitación de energía cósmica sobre nuestro planeta no altera en manera alguna la ley del Karma, sino que acelera el proceso de su desarrollo y cumplimiento, no sólo en el seno de la humanidad sino también en todos los demás Reinos y especies vivientes. Esta aceleración del ritmo de evolución planetaria implica que grandes sectores humanos se vean arrastrados en la vorágine de este proceso de precipitación, la cual actuará ya sea sobre sus cuerpos físicos, todavía indefensos para esta clase de lucha, o sobre sus vidas espirituales, marcándoles el devenir de un nuevo cielo de luz". Dirigiéndose muy particularmente a M..., y abarcando dentro de Su aura de Amor al joven discípulo, dijo concretamente: "El cáncer es una simple reacción del organismo físico contra una modificación muy particular del equipo vibratorio psíquico bajo los efectos de las radiaciones cósmicas. Todos los seres humanos -y debido a pasadas deudas kármicas contraídas por la humanidad- poseen en latencia dentro de sus organismos físicos los virus que provocan el cáncer. Sólo las particulares condiciones de sus existencias kármicas determinan, sin embargo, que tales virus pasen del estado de latencia al de potencia o de actividad manifiesta. Las corrientes vitales del alma humana, intensificadas por las energías de precipitación cósmica, producen una serie de reacciones físicas, cuyas consecuencias, ya sean inmediatas o lejanas, pero siempre dentro de un plan de aceleración del proceso kármico, producen un notable aumento de enfermedades dentro del vehículo físico. Unas pueden ser curadas en un plazo más o menos largo, otras, como el cáncer, no tienen todavía curación en el plano físico, aunque sí en el plano psíquico que es donde inicialmente se producen las reacciones y donde se hallan las verdaderas causas de todas las enfermedades. Es allí en donde deben trabajar los discípulos y los Iniciados, preparando 'el antídoto' que hará posible, quizás antes del final de este siglo, que las enfermedades consideradas actualmente como 'incurables' sean extirpadas definitivamente del seno de la humanidad".

2 comentarios:

  1. Hola Xavier y todos:

    Como todos los temas que se abordan en esoterismo este tiene un gran interés porque tanto los rayos como las iniciaciones son fundamentales en el avance espiritual y para la colaboración en el cumplimiento del Plan.

    A mí me agradaría que en un lenguaje coloquial expusieras los efectos prácticos de un ser con la 1ª, 2ª y 3ª Iniciación.Digo ésto porque con frecuencia el aspirante suele pensar que está más avanzado de lo que está, de ahí la tendencia de querer subirse a lo más alto sin haber hecho los cimientos ni la estructura del edificio, con los consiguientes perjuicios para el propio aspirante y para los que indebidamente se fían de él.

    Por otra parte, y en relación con los rayos, independientemente de lo que nos puede decir la intuición que seguro que es lo más fiable, pero que aquí solo podemos ver cuando hayamos llegado, sería interesante conocer las técnicas de las que nos podemos valer para conocer cual es nuestro rayo en los distintos cuerpos, personalidad y alma.

    Todo ésto lo estoy relacionando con "Hombre conócete a tí mismo".

    Gracias y un saludo.

    Ana

    ResponderEliminar
  2. El tema de la inciación por la que cada cual está atravesando es dificil de describir, pues es algo que solo el alma conoce. La personalidad está siendo subyugada por los placeres del mundo en las primeras fases y cuando tiene el vaso lleno, se dedica a salvar el mundo y hacerse guia de los buscadores. Éstos han de aprender que nadie les puede guiar, sólo la propia búsqueda y la sincera meditación y desapego le hará saber cual es el proximo paso a dar... para los tibios de corazon es mas dificil, pues esperan que los guien y en eso quizas radica parte de su leccion hasta que despierten y se animen a llevar solos el peso de su karma y del dharma.
    En cuanto a los rayos que rigen nuestros cuerpos es tambien harto dificil discriminar, pues estamos siendo regidos por esas energias en todos los cuerpos. Una buena tecnica es OBRAR COMO SI se fuera de un rayo determinado durante tres meses -por ejemplo- y ver si el cuerpo nuestro modifica sus tendencias... y luego probar lo mismo con cada cuerpo...

    ResponderEliminar