lunes, 18 de octubre de 2010

AGNI YOGA y otros yogas

Sobre el Agni Yoga tengo poco que decir, Vicente Beltrán lo ha descrito de forma suficientemente amplia en su libro INTRODUCCION AL AGNI YOGA y también en sus conferencias públicas.

En las primeras etapas de nuestra raza humana, el laya yoga trataba de ajustar los cuerpos etérico y el físico. El conocimiento del funcionamiento del mecanismo energético etérico, en aquel entonces disociado del cuerpo físico, forzó a los más sensibles a tratar de unir ambos cuerpos en uno solo funcionante. Se tuvo que aprender a respirar o a digerir los alimentos y por ello, el laya yoga se hizo imprescindible. Hoy en día este yoga no es necesario, ya que nuestros cuerpos han logrado suficiente independencia de nuestra atención y funcionan de forma automática.

Con el funcionamiento armónico del cuerpo físico y el etérico, se inició otra etapa en la que se trata de armonizar nuestras funciones físicas, que por algún tipo de mala educación, especialmente postural, se hace necesaria su corrección y con ello tratar de estabilizar el mecanismo físico y los órganos que no acaban de funcionar correctamente. El Hatha Yoga se ha especializado en las posturas necesarias para lograr esa armonía.

El Bakthi Yoga está relacionado con el cuerpo emocional, yoga especialmente usado en oriente por aquellos individuos con conciencia tipo atlante.

El Raja Yoga está relacionado con la raza aria y con el control del cuerpo mental, aunque realmente se trata de que el cuerpo mental no nos controle constantemente.

Para transitar por el Agni Yoga, es necesario haber logrado cierto dominio de la mente y así poder penetrar en el eterno presente. La serena expectación hace posible poner la mente en un estado latente en que no interfiere en la observación de los acontecimientos, simplemente los observa sin analizarlos. La vida se vive segundo a segundo, plenamente atento a cada impacto interno y externo.

Sobre otros tipos de yoga como el Kundalini o Kriya yoga, prefiero no hablar, pues considero que encierran peligro en su práctica al tratar de alterar el normal funcionamiento de las energías corporales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario