viernes, 20 de enero de 2012

QUE ES LA KABALÁH


¿QUÉ ES LA KABALÁH?


A menudo me preguntan ¿qué es la Kabaláh? pretendiendo que les responda brevemente y de forma escueta.

Pregunta compleja para una respuesta aún más compleja, a la que suelo contestar: "es una filosofía de vida". A partir de esta respuesta llegan más y más preguntas, y la pregunta inicial provoca una larga y profunda conversación, si la persona que me hizo la pregunta es un buscador del sendero de desenvolvimiento espiritual. La primera interrogación provoca más y más interrogantes.


¿Cómo contestar a dicha pregunta, si la respuesta es la vida misma? La Kabaláh es la experiencia de la vida cotidiana, vivida con consciencia, experimentada en cada nueva situación que la Vida Una nos propone, con una actitud de constante atención para poder ser un auténtico "Servidor Incógnito".

¿Para qué? es la siguiente pregunta que suelen hacerme. Y viene el momento de la respuesta trascendente.

Si no existe necesidad interna de un encuentro con lo trascendente, es harto difícil explicar el porqué y el para qué. Hay una realidad interna que nos conecta con lo espiritual en el interior de cada ser humano, que despierta en el momento adecuado, momento único y exclusivo, que supone un instante de inflexión en la vida del que lo experimenta. Toda su vida de pronto cambia, adquiere una nueva dimensión, y aparece la imperiosa necesidad de unificarse interiormente con todo cuanto le rodea.

Podría decirse que Kabaláh es el camino del Olam Tikun, es decir la "Unificación del Mundo" a través de una escucha interna, puesto que no podemos unificar lo exterior si antes no hemos realizado nuestra unificación interior.

Para la Tradición Kabalística, el punto más importante es la "recepción a través de la escucha". Y esta escucha el kabalista la revive o la hace real recordando constantemente que debe estar atento cuando ora y repite: "Shemá Ishrael Adonai Eloheinu Adonai Ejad" - "Escucha Israel, el Señor es tu Dios, el Señor es Uno".

¿Quién y qué es Israel? Cada uno de nosotros. Es la tierra prometida (consciencia unificada) a la que cada uno de debe llegar y debe de conquistar. ¿Cómo? Desarrollando la actitud de auténtica receptividad, de escucha básicamente interna, aunque no excluye lo externo. Mientras, estaremos vagando por el desierto de nuestras vidas, travesía en la que experimentamos y aprendemos, hasta llegar a percibir Israel y ésta percepción nos lleve a atrevernos, de una vez por todas, a entrar en la tierra prometida en la que fluye “la leche de la abundancia y la miel de la sabiduría”.

La palabra Kabaláh viene de la raíz del verbo Kibel que quiere decir "recibir", esto significa comprender todas las leyes del Universo a través de la "escucha", es un aprendizaje en el que el ser humano desarrolla sensibilidad, apertura de conciencia y conocimiento, con el fin de lograr el máximo objetivo del kabalista que es: "Aprender a mirar con el ojo de la razón del corazón".

La Kabaláh nos enseña a completarnos y nos guía y enseña cómo recibir a nuestra propia alma o conciencia mística en nuestra vida y sobre todo enseña cómo transformar el “deseo egoísta de recibir para uno mismo, en deseo altruista, para recibir con la intención de compartir”.


Por tanto la Kabaláh es un camino de conocimientos místicos, metafísicos y profundamente espirituales. Proviene de antiguas civilizaciones semitas, caldeas, egipcias y de Mesopotamia, por tanto se la relaciona con antiguas civilizaciones. En la antigüedad a estos conocimientos o Tradición se le llamaba "La ciencia venida de las estrellas" o "la ciencia de otros mundos".

El cristianismo, el judaísmo y el islamismo se nutrieron de dicha tradición y saber; de igual modo las fraternidades iniciáticas también absorbieron su sabiduría.

Como hemos dicho Kabaláh proviene del verbo kibel que se traduce por recibir, esto nos sugiere que el ser humano, para cumplir con su verdadero destino y misión en la vida debe "unirse-recibir" y comprender las leyes y fuerzas que rigen la creación y el destino humano.

La Tradición kabalística se transmitió a lo largo de los siglos, llegando a Europa con la primera diáspora, asentándose principalmente en España, Francia, Europa central...

Dicha tradición salió a la luz en España en el siglo XIII con la publicación de uno de los libros más importantes para la Kabaláh, El Zohar que fue escrito, según nos transmite la tradición, por Shimon Bar Yojai, maestro kabalista que vivió en Palestina en el siglo I de nuestra era. Aunque hay diferentes opiniones, ya que el que lo sacó a la luz fue Moisés de León que vivió en s. XIII en España.

En nuestro país hubo un gran florecimiento de grupos y rabinos kabalistas en Toledo y Girona, que son los centros más relevantes. En Girona con el Rabino Isaac el Ciego, se forma un centro importantísimo de estudio con discípulos como Nahmánides que desarrollaron los conceptos de los Sefirot y el Árbol de la Vida tal y como ha llegado hasta nuestros días partiendo de las enseñanzas de Isaac Luria, a través del estudio profundo de otro de los libros importantes para la Kabaláh, llamado el Sefer Yetzirá, en donde aparecen los primeros apuntes sobre el poder del Alef-Bet y de los atributos de cada uno de los sefirot.

Nuestra cultura y tradición está enraizada, aunque no seamos conscientes de ello, en las enseñanzas kabalistas, ya que en Cataluña, más exactamente en Gi rona y Barcelona y otras ciudades catalanas, existieron comunidades judías entre las que se encontraban grupos de estudiantes y místicos kabalistas, que nos transmitieron una mística que ha llegado hasta nuestros días en muchos casos a través de Órdenes iniciáticas, que transmiten el conocimiento y la tradición en sus palabras de pase y ritos.

Pero la Kabaláh más allá de lo anecdótico de su historia, es una forma de vivir, una forma de ver el Universo, una forma de ver el mundo en el que vivimos. Para el kabalista todo tiene un propósito, ve al  "Santo Bendito Sea" (Dios) en este mundo material, y desarrolla una percepción tal de la realidad que va más allá de lo aparente, ve la "Causa" de todo en todo. Unifica constantemente lo que aparentemente está separado. Transforma su consciencia para "Unificar", para "ver" siempre, la Unidad en este mundo de diversidad aparente.

Como consecuencia de esta "Unificación interna" se instaura una consciencia en la que puede verbalizar "todo es para bien" en los momentos más difíciles de su vida, anclándose en el centro-corazón de Templo Vivo que él construye con tanto ahínco. Como consecuencia ve el sufrimiento del mundo y siente compasión, se convierte en "Servidor" de sus semejantes, e intenta acompañar y ser útil ante cualquier sufrimiento ajeno, no se excluye del mundo sino que vive y experimenta en él, comprometido y sin condiciones ante las necesidades de sus semejantes.

Y como consecuencia de este trabajo de transformación interna, despierta en su interior un estado de "alegría" que nada tiene que ver con "estar contento". Alegría, atributo divino que se asienta en el corazón de todo ser humano, cuando comprende y vive según las Leyes del Universo, cuando ve y experimenta a Dios en este mundo, viviendo y haciendo realidad su vida consciente en otros mundos que también están en este.

Resumiendo, Kabaláh es la Tradición que nos transmite el conocimiento de las Leyes Universales que permite al ser humano vivir en armonía con toda la creación y sobre todo, nos lleva a la unificación y Unión de la Criatura con su Creador.  Es la Tradición que nos guía en el Sendero de la Reintegración a la que todo ser humano, toda la creación, está destinado.

El Kadosh Baruj Hu nos ayuda en este caminar sin que nos perdamos, aunque esto tampoco tiene demasiada importancia, puesto que todo lo creado, toda criatura está destinada a reintegrarse, en realidad no importa las vidas que empleemos en ello, aunque para el que hace el camino despierto, se instaura en su interior la necesidad imperiosa de regreso a la casa del Padre. Que ese deseo imperioso de Reintegración permanezca vivo en nuestros corazones y nos permita realizar, "hacer real" la unificación del Mundo.

Morá Maricarmen Blasco Ruiz

(Instructora de Kabaláh Grupo Emet-Barcelona)

Directora de la Escuela de Kabaláh Portal Hinéni–España