martes, 6 de marzo de 2012

EL MAL COSMICO


EL MAL COSMICO   (Los  Misterios de Shamballa, por V.B.Anglada)



    "La neutralización de las corrientes psíquicas negativas procedentes del
espacio extra planetario que en algunos tratados  esotéricos son denominadas "Mal  Cósmico",  es  una  actividad constante  de  los  Grandes Agentes  de SHAMBALLA. Se  nos dice  ocultamente que el  Mal cósmico está  compuesto por aquellas incalculables corrientes de energías psíquico físicas que surgen de los universos  en proceso de descomposición  o desintegración por haber sido abandonados por sus respectivos  Logos regentes, una vez extinguido su ciclo de  expresión  cósmica.  Estos residuos  kármicos  o  miasmas cósmicas,  son siempre de orden negativo  y pueden penetrar fácilmente en aquellos mundos o universos  en sintonía  vibratoria con  los mismos, siguiendo  un misterioso proceso de afinidad molecular o química.



    "La obra meditativa de la Gran Fraternidad de SHAMBALLA es una actividad constante en  la vida planetaria y  los impulsos de amor  que surgen de ella son derramados sobre la humanidad -principal responsable del mal planetario- estimulando  las semillas  del Bien  espiritual oculto en  los profundísimos repliegues de los corazones  humanos y permitiendo el desarrollo de la buena voluntad,  la  cual, en  la  presente  era y  de  acuerdo  con las  sagradas previsiones de SANAT KUMARA, ha experimentado un notable desarrollo y tiende ya constante e invariablemente  a un mejoramiento de las relaciones humanas.

"Ocurre sin embargo,  y escapando a veces a las previsiones jerárquicas,
que ciertas  corrientes psíquicas provenientes del  Mal cósmico, atravesando las fronteras del "círculo-no-se-pasa"  planetario, se introducen en el seno de la humanidad provocando profundas tensiones y agudísimas crisis. En estos casos, afortunadamente  muy raros y excepcionales, se  le aplica al Karma de la humanidad un karma de tipo superior.

 "Con  respecto a la Ley  del Karma que la  Gran Fraternidad de SHAMBALLA tiene  el sagrado  deber de  cumplimentar dentro  de la vasta  extensión del "círculo-no-se-pasa"  de  la  Tierra,  hay  que  decir  también  -pues  esto constituye  una de  las  claves secretas  de la  Iniciación que  la estrecha vigilancia impuesta  por SHAMBALLA  sobre estas inviolables  fronteras forma parte de lo que ocultamente podríamos denominar Ley Cósmica de Supervivencia de los Dioses. Esta afirmación, que parece contradecir las drásticas medidas adoptadas por  SHAMBALLA en casos  concretos como los de  la destrucción del Continente Atlante  o la división territorial,  social y política del pueblo alemán,  tiene  sin  embargo  una  justificación  natural  en  esta  Ley  de Supervivencia de los Dioses. Las causas originales de tales decisiones están más allá  a veces -y  esto resultará seguramente difícil  de comprender- del libre albedrío de los  propios Logos regentes que se ven obligados a adoptar en tales  casos medidas ultra kármicas. Es decir,  que sin desdecir en manera alguna  las  actividades  desarrolladas   por  estos  Logos  dentro  de  sus respectivos esquemas planetarios o sistemas solares, para hacer cumplimentar la Ley del Karma y como medida natural de perfección, existe también una Ley superior  a  la  misma  que  actúa  muy independientemente  de  aquella  Ley particular  y  determina  efectos  cósmicos directos  sobre  aquellos  casos particulares. La invocación de fuerza cósmica por parte del Logos planetario del  esquema de  la  Tierra visando  la  supervivencia del  planeta es,  sin embargo, decisiva y providencial.  Tal es el caso, limitando la expresión de la  ley al  mundo de  las voluntades  de los  hombres, de la  invocación del discípulo a su Maestro en casos de urgente necesidad, cuando las fuerzas del mal  han  irrumpido en  su  conciencia  tratando de  ahogar  o reprimir  sus aspiraciones espirituales. La intervención del Maestro en tal caso es lógica y supremamente natural, ayudando al discípulo a vencer dentro de sí aquellas intromisiones  de  mal. Lo  mismo  podría decirse  pues,  utilizando  la analogía, con respecto a SANAT KUMARA, cuyo Maestro es el Logos planetario o del Logos planetario, cuyo Maestro es el Logos solar.

Esta analogía, seguida en  orden  ascensional nos  llevaría  a  las esplendentes  y alejadas  zonas cósmicas.  Así, la  Ley  del Karma,  observada  más allá  de las  engañosas apariencias con  las que a veces  parece revestirse, no se  altera nunca. Lo único que  sucede es que se  le aplica una ley  superior desconocida todavía por la humanidad. Ahora  bien, las excepcionales medidas  tomadas por la Gran Fraternidad de SHAMBALLA,  revelando aquellas tremendas  vinculaciones cósmicas, podrían repetirse de nuevo en nuestra era actual marcada por el signo del fuego y de la electricidad,  si alguna nación del  mundo intentara utilizar contra otra este  terrible y  misterioso  artefacto que  llamamos  bomba  atómica.  Debe recordarse al  efecto, que la Gran  Fraternidad a través de  Sus múltiples y desconocidos  Agentes  dévicos  y  jerárquicos, está  ejerciendo  un  severo control y  estrecha vigilancia  sobre todas aquellas naciones  del mundo que poseen y fabrican ingenios nucleares.

 En  uno de los últimos Concilios planetarios  celebrados en el Centro de
SHAMBALLA  el año  1975, se previó  la contingencia  de que alguna  de tales naciones, llevada  por estúpidos intereses económicos  o políticos intentara utilizar  contra  otra  este destructivo  elemento  nuclear.  El Consejo  de SHAMBALLA decidió  entonces que "...la primera  bomba atómica lanzada por un país  contra otro,  persiguiendo  finalidades bélicas,  estallase contra  su propio territorio, debiendo sufrir consecuentemente en sus propias carnes el mal  que intentaba  infringir a  otros". Esta  decisión tiene que  ver, como vimos  anteriormente, con  el  espíritu de  supervivencia del  gran conjunto planetario vinculado  con una indescriptible Sociedad  Corporativa de Dioses creadores. En  razón de esta cósmica  supervivencia, una precipitación ígnea de  fuego  eléctrico  de  primer  Rayo  se  abatiría  sobre  aquella  nación destruyéndola por  completo, tal  como sucedió en  el caso de la  Atlántida. Veamos  lo que  con  respecto a  estas transgresiones  de  la Ley,  se halla escrito en ciertas páginas del LIBRO DE LOS INICIADOS:
     "Los espíritus que tan irracionalmente se habían opuesto al
     destino de Justicia señalado por los Grandes Ejecutores, fueron
     destruidos por las aguas (la Atlántida). Los espíritus que
     irracionalmente y siguiendo sórdidos y tortuosos deseos, utilicen
     el fuego contra sus hermanos, por el fuego serán destruidos y no
     quedará de sus cuerpos ni las piadosas cenizas con que la madre
     naturaleza recubre el fin de sus creaciones". (Una muy gráfica
     definición de una desintegración física por efecto de una
     explosión nuclear).

 Estos escritos, extraídos de uno de los libros más antiguos de la humanidad, constituyen  una sutil  referencia al  peligro que supone  utilizar ingenios nucleares como  elementos de  destrucción. Son también,  a la visión  de los investigadores  esotéricos, un  canto  de esperanza  y optimismo  para todas aquellas naciones  de la  Tierra que hayan  decidido vivir al  margen de los conflictos bélicos  y adoptado  la paz como elemento  supremo de convivencia social.


Los Misterios de Shamballa, pág. 38/40, de V.B. Anglada


     No  me pregunten  qué es  el  Libro de  los Iniciados  por  ahora. Esta
referencia pone  en claro que la Atlántida fue  destruida por decisión de la
Gran Fraternidad de Shamballa, siguiendo órdenes superiores, y por las aguas como todos  sabemos. Lo interesante es  que la misma Ley  que regía para los Atlantes, rige  también actualmente  para nosotros.

Nuestra  raza actual, la humanidad en su conjunto,  estamos desarrollando la mente -el fuego-, por el fuego seremos destruidos si no cambiamos el rumbo y hacemos algo YA todos y cada uno de nosotros.

      La  Jerarquía  Espiritual del  planeta o  Gran  Logia Blanca  ha estado
siempre presente  en los  acontecimientos importantes de la  Tierra, como lo estuvo  en la  Atlántida, en la  Primera y  Segunda Guerra Mundiales  y como tiene  ahora  seguramente  sus  ojos atentos  sobre  Kosovo.  Nunca ha  sido imparcial, siempre por la  causa de la Luz y del Amor. La "limpieza étnica" con todo el horror que eso significa: "pasar a degüello a hombres, mujeres y niños,  o fusilarlos  sencillamente para  que no  molesten más en  esta área geográfica   que  es   nuestra" sólo  puede   ser  la exteriorización  del  Mal  Cósmico.  Este mal  cósmico  es  el  que se  hace referencia en  LA GRAN INVOCACION: "...y  selle la puerta donde  se halla el mal." 

Esa puerta  fue ampliamente abierta  en este  siglo por Hitler  y sus
cómplices, que  con sus acciones invocaron  este mal cósmico. ¡Incluso tenían un grupo de magos negros orientales específicamente contratados para invocar el Mal Cósmico!   Por eso la decidida acción de la humanidad en  favor de la  instrumentación del Amor  y la  Luz puede sellar  la puerta donde se halla el mal. Les repito la estrofa completa:

             Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,

                   Que se realice el Plan de Amor y de Luz

                  Y selle la puerta donde se halla el mal.


   "Otra de las  tradiciones ocultas enmarcadas en maravillosas narraciones
y  leyendas del  pasado, asegura  que algunos  de los  supervivientes de  la
Atlántida debieron su salvación "del furor de las aguas" al conocimiento que
tenían  de  ciertas profundas  cuevas  y cavernas,  surcadas de  larguísimas
galerías,  que  conectaban por  debajo  de los  océanos algunos misteriosos
puntos geográficos y magnéticos  del desaparecido Continente Atlante, con la esfera periférica de SHAMBALLA. Esta versión que al examen superficial puede aparecer  como  descabellada,  absurda   o  incoherente,  puede  tener  otro significado si se la estudia desde el ángulo esotérico y considerando que el cuerpo  físico de  la  Tierra -a  igual que  el  cuerpo físico  humano- está surcado  por una  infinita  cantidad de  galerías y  redes  subterráneas que pueden representar  para el  planeta lo que los  alvéolos pulmonares, venas, arterias y filamentos nerviosos son para el cuerpo del hombre. Extremando un poco la  imaginación -y  hay que tener  mucha y muy  profunda imaginación en todo cuanto  hace referencia  a SHAMBALLA- podríamos  considerar que ciertos cualificados   Iniciados,  Adeptos   y   Devas,  pueden   utilizar  aquellas larguísimas galerías internas para  desplazarse por el interior del planeta, de  la misma  manera que  tienen el poder  y la  facultad de "viajar  por el aire".  .  . Entendemos  que  esto que  acabamos  de decir  bien merece  una profunda meditación  pues utilizando como punto  de partida esta idea podría obtenerse una  muy clara  comprensión del misterio  de intercomunicación que mantiene estrecha  e indisolublemente unidos a  los reinos, razas y especies que realizan su evolución espiritual en el interior del "círculo-no-se-pasa" de la Tierra.



    "La salvación y la supervivencia de muchos de los componentes de la gran civilización Atlante, "los hombres justos de  la Tierra" -mencionados en la Biblia que no habían contribuido con sus acciones a crear el horroroso karma grupal de  aquel gran Continente,  "fueron marcados con la  cruz radiante de los elegidos  y salvados del incontenible furor  de los desatados elementos" (Del  LIBRO  DE  LOS  INICIADOS).  El  Bien,  sea  cual  sea  su  fuente  de procedencia, ha  de ser salvaguardado, y el Mal, sea  cual sea su origen, ha de ser  destruido para que puedan afirmarse en el  planeta los poderes de la luz y  de la verdad.  Ya sea por medio  del "Arca de Noé",  que simboliza la ruta  por el  mar seguido por  muchos de  tales supervivientes, a  través de inmensas  y desconocidas  galerías que  bajo la  profundidad de  los océanos conectaba el Continente  Atlante con ciertos definidos puntos del gran REINO DE SHAMBALLA, o  "arrebatados por Carros de Fuego" provenientes del Espacio, los  hombres justos  de la  Tierra que  practican el  Bien, los  humildes de corazón, que  son "la sal de  la Tierra" y los sanos  de mente y corazón que constituyen  el tesoro  permanente  de la  inteligencia humana,  HAN  DE SER SALVAGUARDADOS Y PROTEGIDOS DEL  MAL que afecta al gran conjunto planetario, pues son  las simientes vivas de los bienes  inmortales del Espíritu aquí en la  Tierra, la  garantía  suprema de  la  perpetuación de  los Misterios  de SHAMBALLA a través de las edades.



                                                        




2 comentarios:

  1. Hola Xavier:
    Me ha gustado mucho el artículo. La primera parte más que la segunda.
    Respecto a la Bomba Atómica, estoy seguro que en algún libro del Maestro Tibetano se trata de algo parecido a una iniciación. Y luego me ha parecido entender que la bomba atómica cayó sobre los que la habían construído.??? Cayó en Japón y la construyeron los americanos...
    q.

    ResponderEliminar
  2. Hola Quintín, te añado un trocito de las cosas que se publicaron por AAB...

    Fue Vicente Beltrán quien dijo que la próxima vez que alguien quiera hacer explotar una bomba atómica en otro pais, serían ellos mismos los que recibirían esa explosión... karma, que a lo peor lo vemos :-((
    ---
    553 La red etérica del planeta ¿es suficientemente estable y equilibrada para responder en forma adecuada a las nuevas y poderosas fuerzas que podrían afluir y afluirán, para expresarse objetivamente? Les recordaré que la liberación de la energía atómica tuvo un efecto más poderoso en la red etérica que en el vehículo físico denso del planeta. Tres veces fue utilizada la bomba atómica, siendo el hecho en sí significativo. Dos veces fue lanzada sobre el Japón, desgarrando la red etérica en el erróneamente denominado Lejano Oriente; otra, se utilizó en lo que universalmente se denomina Lejano Occidente, formándose cada vez una zona de perturbación, cuyos resultados futuros serán muy poderosos, aunque hoy insospechados.

    ResponderEliminar