miércoles, 21 de marzo de 2012

LAS ENSEÑANZAS DE BUDA


LAS ENSEÑANZAS DEL BUDA


Lo que sigue, es lo que se dice de Buda y su mensaje, y, por lo que el
Rey Ashoka pudo constatar, parece que estas enseñanzas, preservadas en los cuatro puntos cardinales de la India, son reales y se ajustan a la tradición oral y escrita.
 
Sin embargo, desde mi punto de vista esotérico, el Buda ya gozaba de
la Iluminación por la alta iniciación lograda ya desde hacía algunos siglos.
 
Se dice que el Buda a los 30 años abandonó el Palacio Real para 
buscar la iluminación… ¿Qué mejor indicio para decirnos que era un Maestro que renunció a la Casa del Padre (la Mónada) a los 30 años… cuando Kundalini ha ascendido hasta la vértebra número 30 y se adquiere el don de la palabra?
 
Estudiemos también el paralelismo con la vida de Jesús el Cristo.
 

--------

Siddhartha Gautama (el Buda) en su primer sermón enunció las 
Cuatro Nobles Verdades. El Buda alcanzó el nirvana bajo el árbol Bodhi, hace más de 2500 años. Después de su iluminación fue a buscar sus antiguos discípulos, los cinco ascetas, en el norte de India. La primera enseñanza del Buda Sakyamuni después de abandonar el samsara fueron las cuatro nobles verdades.

          

Después de alcanzar su despertar, Buda dedicó su vida a enseñar a los demás cómo alcanzar ese estado de plenitud. Las principales enseñanzas de Buda versan sobre las Cuatro Nobles Verdades.

 

Primera Noble Verdad: El Sufrimiento. El sufrimiento existe. Todos sufrimos en alguna medida, y tenemos en el cuerpo y en la mente algún tipo de malestar. Debemos reconocer y aceptar la presencia de éste sufrimiento y sentirlo, no negarlo.



Segunda Noble Verdad: El Origen del Sufrimiento. Después de percibirlo, debemos observarlo profundamente para ver cómo se forma. Necesitamos reconocer e identificar qué clase de alimentos espirituales y materiales hemos ingerido que nos están causando sufrimiento. El Sufrimiento es causado en gran medida por el Deseo, el Apego y la Ignorancia



Tercera Noble Verdad: La Extinción del Sufrimiento. Esta es una buena noticia. Buda no negó la existencia del sufrimiento, pero tampoco negó la de la alegría y la felicidad. Buda no dijo que "todo es fuente de sufrimiento y no podemos hacer nada para evitarlo". Buda nos enseñó cómo reconocer y aceptar la presencia del sufrimiento, pero también nos enseñó cómo ponerle fin. Si no tuviéramos la posibilidad de hacerlo: ¿de qué serviría intentarlo? Esta Verdad nos dice que la curación es posible.



Cuarta Noble Verdad: La Senda que conduce a la Extinción del Sufrimiento. Esta es la senda que más necesitamos. Buda la denominó el Noble Óctuple Sendero. Este sendero nos da a conocer las maneras de ser conscientes que son correctas, adecuadas y beneficiosas: la Visión Justa, el Pensamiento Justo, la Atención Justa, la Palabra Justa, La Acción Justa, la Diligencia Justa, la Concentración Justa y el Medio de Vida Justo.



Cuál es la Noble Verdad que conduce a la extinción del sufrimiento?

El Noble óctuple Sendero conduce a la extinción del sufrimiento.

La Cuarta Noble Verdad (el óctuple Sendero) es una serie de instrucciones que nos hace trascender el sufrimiento de la vida y experimentar una gran plenitud. El Noble óctuple Sendero se denomina también el Camino Medio, porque evita los extremos de los excesos y de las privaciones, que desencadenan la avidez emocional en tu interior.

Los caminos del Noble óctuple Sendero son:

1. Recta comprensión.
2. Recta aspiración.
3. Recta palabra.
4. Recta conducta.
5. Recto vivir.
6. Recto esfuerzo.
7. Recto pensamiento.
8. Recta meditación.

  La Toma de Consciencia es la base del Noble óctuple Sendero. Como ya hemos mencionado anteriormente, el hecho de ser consciente se conoce como la medicina que cura la enfermedad del deseo. Cuando estás atento a la verdad de cada momento (mientras caminas, compras, cocinas, comes o bailas), esta atención concentrada te hace disminuir tu ritmo lo suficiente como para que puedas examinar tus hábitos y pensamientos.

 Para vivificar tu corazón, has de practicar esas reglas. No se proponen para que las pruebes una vez, sino para que te comprometas a seguirlas durante toda la vida. Siempre puedes descubrir cosas nuevas y experimentar con ellas. Practicar el Esfuerzo Correcto en un momento dado será completamente distinto de hacerlo en otro, de modo que siempre tienes una nueva oportunidad para aplicar tu esfuerzo.



Como todos los senderos están relacionados, al practicar uno estás practicando todos. Por ejemplo, cuando practicas la Acción Correcta, practicas también el Medio de Vida Correcto, lo cual implica además practicar la palabra Correcta. Cada uno está contenido en los demás. Al margen de la regla que practiques o del orden en que lo hagas, siempre puedes hallar el sufrimiento, su causa, y la forma de ponerle fin.



Actos de mérito. La senda de Buda es su base filosófica y tratan de seguir el Noble óctuple Sendero viviendo conforme a sus cinco preceptos:
 
1. Abstenerse de quitar la vida
2. Abstenerse de tomar lo que no se les da
3. Abstenerse de todo placer ilícito
4. Abstenerse de mentir
5. Abstenerse de tomar bebidas alcohólicas.
 
Según Buda, la iluminación no proviene de Dios, sino del esfuerzo personal por desarrollar un modo de pensar recto y por las buenas obras. Se dice que en su lecho de muerte dio la siguiente indicación a sus discípulos: "Buscad la salvación sólo en la verdad; no pidas ayuda a nadie aparte de ti mismo."
Uno tiene que entender y seguir las Cuatro Nobles Verdades que pueden resumirse de la siguiente manera:
1. Toda existencia es sufrimiento
2. El sufrimiento surge del goce o anhelo
3. La cesación de los deseos significa el fin del sufrimiento.
4. La cesación de los deseos se logra siguiendo la Senda o Sendero óctuple, que controla la conducta, el pensamiento y las creencias.
 
Aquí está comprendida la esencia de la Iluminación y se considera como la culminación de toda la enseñanza del Buda.
 
----------



Actualmente el Buda efectúa su Labor de Embajador del Logos Solar ante la Cámara del Concilio del Logos Cósmico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario